6 Mitos Comunes Sobre Facebook (Parte 1)

ID-100249271

Imagen: freedigitalphotos.net

Incursionar en los negocios digitales puede ser un dolor de cabeza, sobre todo, si no sabes cuál es el camino correcto para “hacerla”.

Hace poco más de un mes, una amiga emprendedora me preguntaba por chat qué podía hacer para que su página de negocio tuviera más éxito en Facebook y que la gente hablara de ella. Desde el otro lado de la computadora miré hacia el techo, me rasqué la cabeza y respiré hondo, no por la pregunta en sí, sino por todo lo que me hizo recordar.

Como ella, he pasado antes por ése trance en donde esperas que Facebook principalmente, te resuelva el problema de tener clientes insuficientes y que al hacer tus publicaciones, éstos te lleguen como en manada y así, ya vamos mal…

Los sitios de redes sociales pueden ser estupendos y gloriosos para una empresa, pero hay una serie de condiciones que se deben cumplir.

Primero hay que entender que Facebook es la red social por antonomasia. Es en la que está la gente y tus clientes potenciales, y por ello, es donde tendrías que estar.

A simple vista, es muy sencilla de usar y básicamente es como un “chismógrafo” en el que te entretienes y pasas (o desperdicias) bastante tiempo.

Te daré algunas cifras que nos ayudarán a entrar en contexto:

  • Facebook es la red social con más perfiles de usuarios activos en el mundo: 1000 millones
  • México es el quinto país con más usuarios registrados: 49 millones
  • Tiempo promedio que un mexicano pasa en Facebook: 4 HORAS  (mientras que el tiempo promedio a nivel mundial es de 26 minutos).

Dado lo anterior, podríamos decir que los mexicanos adoramos esta red social, y eso en términos de marketing online, es sensacional si se usa adecuadamente.

La pregunta de mi amiga tiene varios trasfondos. 

La mayoría de las veces no se tiene muy claro cuál es el objeto de estar en las redes sociales.

Así han nacido algunos mitos sobre los canales digitales que te compartiré a continuación.

MITO 1: “Tener una página en Facebook me dará visibilidad inmediata y la gente me encontrará rápidamente ahí y en Google”.

El hecho de tener una página en Facebook, no hará que la gente al poner en su buscador la palabra “cocinas” por ejemplo, encuentre tu fan page, y mucho menos tendrá relación alguna con el buscador de Google, es decir, no porque tengas una página en Facebook aparecerá en Google en los primeros lugares (a menos que la gente escriba el nombre exacto de tu empresa en ambos sitios, o teclee la URL de tu página, lo que se conoce como búsqueda directa), y eso tampoco tiene relación con el número de likes de la página. Además faltaría que tuvieras una URL personalizada para hacer más sencilla la búsqueda y para desarrollar tu marca personal.

Si echas un vistazo en el motor de búsqueda de Facebook, te darás cuenta de que al poner cualquier palabra, te saldrán los 7 primeros resultados de perfiles y páginas relacionad@s a l@s que puedes seguir o no, o tus páginas de grupos, o páginas que algunos de tus contactos sigan y que tienen números de fans muy distintos.

Conclusión: Facebook no es Google, no comparte información con Google y no te ayuda posicionarte en los primeros lugares.

MITO 2: “Quiero estar en Facebook para que la gente hable de mí y así me recuerden”.

Centrémonos en una cosa, el que la gente hable DE nosotros (¡ojo! DE nosotros es muy diferente a que hable CON nosotros), no significa que nos irá mejor financieramente, tampoco el que nos recuerden en ese término tan impreciso.

El reto de una marca a nivel digital en la actualidad es inmenso. Sufrimos de algo que se conoce como infoxicación. Leemos, o mejor dicho, escaneamos tanto contenido en internet que nuestro cerebro se satura y desecha lo irrelevante. Sólo retiene lo que le interesa, lo que le aporta valor o lo que llama su atención.

Por otro lado, el usuario entra a Facebook para enterarse lo que hace la gente de su presente y/o de su pasado (o sea stalkearlos), para reírse de los memes que ve, para compartir su estado y sus últimas fotos, para ver noticias o videos, para manifestar lo que le gusta o no le gusta, para estar en contacto con su familia y amigos, para desahogarse, para conocer a otras personas, etc.

O sea, que va a Facebook POR GUSTO y para pasar el rato, no para ver comerciales. El usuario de hoy está fastidiado de la publicidad invasiva similar a la de la televisión. No le gusta que una marca sólo hable de sí misma y le quiera vender todo el tiempo. De hecho, podría tener una repercusión negativa para tu reputación que comente que tu marca le atosiga, y podría también propiciar que tu “fan” deje de serlo porque ésa información no le interesa, no la solicitó, no la necesita, y no le aporta ningún valor.

De modo que, si vas a estar en Facebook con la idea de que te recuerden sólo porque te auto promocionas, queda muy atinado decirte: ol-ví-da-lo. Los usuarios pensarán: “otro que me quiere vender, que flojera…” y te dirán adiós. Puedes pagar para promocionar una publicación, lo cual desde mi punto de vista, es un desperdicio de dinero (en la segunda parte de este post te diré por qué), y el resultado sería exactamente igual, por las mismas razones que expuse antes.

Conclusión: el que la gente hable de ti como una marca que sólo publica mensajes “yoyoístas” no es bueno, y no te aporta beneficios económicos. Lo mejor es “hablar con” tu audiencia.

MITO 3: Cuando la gente vea o recuerde mi página de Facebook, irán a mi página web y tendré muchas visitas.

¿Estas segur@? ¿Piensas que la gente desde Facebook irá a tu página web? ¿Lo que quieres son visitas a tu página web? ¿Qué hará la persona cuando llegue a tu página web? ¿El tráfico hacia tu web solucionará tu problema de ingresos? ¿Está preparada tu página web?

No quiero agobiarte, pero tienes que plantearte éstas preguntas.

Déjame echarte una mano. Empezaremos por el principio. No tienes claro tu objetivo para estar en Facebook y es obvio que tienes una necesidad de clientes y que quieres venderles. El objetivo de un emprendedor que tiene una fan page, tendría que ser captar clientes potenciales y redirigir tráfico a su página web para hacer conversiones desde su propio sitio a través de diferentes métodos.

Suena contradictorio si antes había escrito que es negativo auto promocionarse, pero no es lo mismo atraer clientes potenciales con deseo de comprar, que martillar a los usuarios con afán de venderles.

Como te había mencionado, el usuario de hoy no se impacta por cualquier post o cualquier página. El alcance orgánico, o la posibilidad de llegar a muchas o a miles de personas de manera gratuita cuesta más trabajo actualmente, así como lograr un me gusta sin pagar un centavo.

Hay muchas marcas informadas que lo están logrando aportando valor y comunicándose con sus fans. Interésate genuinamente por tu público, forma una comunidad, interactúa (contesta a todos los comentarios), analiza que les gusta o les disgusta y publica contenidos que les solucionen una problemática.

Si optimizas tus publicaciones y logras que tu página sea “alcanzada” y vista (alcance significa únicamente que tu publicación llegó al muro de un usuario, más no que ése usuario la haya visto en el momento en que la has publicado) por un número determinado de personas, podría ser que aún así no den click en el enlace a tu página.

Pero si logras interesarles y hacen click en el enlace, entonces deberías tener tu sitio web preparado con una página especial en donde captures sus datos, le amplíes la información y lo guíes a finalizar su compra ahí en tu sitio. Facilítale la vida al usuario y ahórrale molestos procesos bancarios.

Conclusión: El que nos recuerden no vende, se requiere tiempo y una estrategia para que una persona tome la decisión de comprarnos. Facebook podría ayudarnos a llevar tráfico a nuestro sitio y vender (convertir) ahí mismo, si lo hacemos bien.

En el siguiente post te seguiré contando otros mitos que he identificado sobre Facebook.

Si tienes alguna duda o inquietud, déjame un comentario y será un gusto poder ayudarte.

¡Hasta la próxima!

Mar, 12, 2015

0

SHARE THIS