Aniquila con tu Personal Branding Offline

Aniquila con tu Personal Branding Offline

El personal branding offline está basado en la credibilidad, la confianza y en generar una percepción de poder y valía. A nivel profesional, podría compararse con la imagen profesional, basada en lograr primordialmente, una buena primera impresión.

La marca personal puede tener mucho peso en una entrevista de trabajo, pues se juzgará la apariencia, comportamiento y manera de hablar.

La imagen es todo el fenómeno perceptual. Lo que un ser humano es y lo que involucra su mundo. Nadie puede dejar de percibir.

Me ha tocado más de una vez, que los profesionales encargados de interrogar a un candidato, se fijan hasta en el más mínimo detalle a la hora de la reunión: tipo físico (biotipo), vestimenta, arreglo personal, lenguaje verbal y lenguaje no verbal.

Sin ir más lejos, en un concurso para obtener gratuitamente una formación semestral de marketing, era requisito que los participantes de la prueba fuesen delgados.

En realidad no tenía mucha relación, pero el líder del proyecto consideró elemental la atención y dominio de los impulsos del cuerpo, trasladándolos al terreno profesional. Así que no debemos perder de vista que en cualquier ámbito, nuestra imagen puede ser determinante.

Tenemos una sola oportunidad para impactar, así que es mejor hacerlo de manera consciente, preparada y asertiva.

Si invertimos tiempo y esfuerzo en nuestro CV, igual debería ser importante preparar nuestra presencia física. Llamémosle empaque personal. El empaque (forma) es lo que vende, y el producto (fondo), es lo que engancha.

Debe existir un equilibrio entre el empaque y el producto, si no, el resultado será deficiente y decepcionante para nuestro público meta.

No hace falta ser juez de moda para decidir si una persona está vestida y arreglada adecuadamente, ése juicio de valor lo hacemos todos en tan sólo segundos. Decidimos si nos gusta, o no nos gusta alguien sin razonar, es inmediato.

Pero también es cierto que si somos observadores, los códigos en la manera de vestir de una persona son muy elocuentes, lo mismo que el lenguaje del cuerpo y los gestos faciales, todo se conjuga para darnos un mapa de sitio del individuo en cuestión, y eso es lo que justamente hacen los entrevistadores.

La entrevista es una oportunidad para que el empleador evalúe a fondo a un empleado potencial, en la que previamente ha revisado el CV y la carta intención, teniendo una panorámica sobre las credenciales del candidato.

El evaluador analizará a fondo, si se comparte la cultura empresarial, el comportamiento profesional, la comunicación efectiva, el valor que se aporta hacia la empresa, y por supuesto, la imagen profesional, sin perder de vista ni un solo detalle.

Así que considera muy en serio tu personal branding offline.

Algunas de mis recomendaciones:

  1. Saluda y sonríe.

Saluda de mano a tu entrevistador acompañado de un “buenos días” o “buenas tardes”. Olvida el beso que puede costarte la contratación, se estima poco profesional y demasiado cercano. Da la mano con firmeza, sin exagerar. Sonríe, una sonrisa franca hablará de tu nivel de autoconfianza.

  1. Entérate de la cultura empresarial.

Investiga la cultura empresarial en la página web, intenta descifrar qué tipo de empresa es, si es dinámica, sobria, creativa, formal, rígida, etc. Llama por teléfono y analiza la comunicación interpersonal para saber si debes dirigirte a tu interlocutor/a de “tu” o de “usted”. Si no tienes manera de saberlo, dirígete al evaluador de “usted”, y espera a obtener una respuesta al respecto.

  1. Habla de lo que sabes.

Escucha lo que te pregunten y responde claramente sin prisas. Habla de lo que sabes sin alardes, no hables de más. Si no entiendes algo, dilo amablemente. Muestra confianza y determinación en lo que hables o respondas.

  1. Demuestra interés.

Demuestra tu profesionalismo llegando temprano a tu cita. Haz tu tarea e investiga sobre la empresa, prepara los documentos que podrías utilizar, apaga tu celular. Haz contacto visual. Si hay silencios, no te desesperes ni imagines cosas, aprovecha ésos espacios para formular respuestas asertivas.

  1. No religión y no política.

Nada genera más disputas que lo relacionado con la religión y a la política. No hagas comentarios o bromas sobre éstas áreas. No te quejes de la situación del país, no culpes a la clase política de la mala economía (aunque así sea), podría ser que el evaluador no coincida con tu punto de vista, o peor aún, podría tener relación con algún personaje del medio.

  1. Crea una imagen online positiva y mantén limpias tus redes sociales.

Al estar en redes sociales, debes tener en cuenta que lo que se publica en internet, se queda en internet, así que piensa muy bien lo que vas a publicar antes de hacerlo. Si ya has publicado imágenes comprometedoras o inadecuadas,  así como comentarios agresivos,  amenazantes o groseros,  entonces mi recomendación es que limpies todo tu historial en redes sociales. Los reclutadores están poniendo mucha atención a lo que el candidato publica en sus perfiles sociales, pues es ahí donde se manifiesta la verdadera personalidad de un sujeto. Cambia la configuración de Facebook para controlar quien puede etiquetarte y evitar que otros suban imágenes inadecuadas de ti. Hazles saber a tus amigos que estás buscando empleo y que emitirás una comunicación más profesional. Publica cosas relacionadas a tus habilidades, a tus intereses personales, a tus proyectos o metas de vida. Limita tus “selfies”, está comprobado que los comportamientos “hiper -selfistas”, están ligados a una distorsión de la personalidad.

  1. Prepárate para “aniquilar”.

Dedica tiempo para preparar tu ropa, peinado, maquillaje y para la limpieza de los zapatos que llevarás a la entrevista. Existen códigos de vestuario que generan una percepción determinada, si los conoces y los aplicas, enviarás el mensaje indicado.

  1. Despídete con energía.

Cierra la entrevista con un apretón de manos firme y una sonrisa. Haz saber que puedes ser localizado por teléfono o por mail.

¿Cómo me visto exactamente?

Mujeres:

  • Escoge vestimenta sobria, cuidando que el escote no sea muy pronunciado, pero que la vez, no parezcas religiosa.
  • Usa saco y pantalón en color gris oscuro o azul marino. Lleva una blusa blanca formal en vez de camisa, sin estampado.
  • Los accesorios sobrios y pequeños. No te pongas anillos en todos los dedos. Lleva reloj pequeño.
  • Usa poco perfume y de aroma delicado.
  • Maquíllate suave, no te sobre produzcas. Depílate las cejas y el labio superior.
  • Lleva las uñas cortas, con manicura neutra. Las manos son el apoyo de las palabras.
  • La mejor manera de comunicar profesionalismo y seriedad es usar el pelo lacio.
  • Invierte tiempo en arreglarte el pelo, que se vea saludable y cuidado. Si te lo tiñes, retócalo antes de la cita.
  • No lleves plataformas, usa tacones de altura no mayor a 7 cm. Supervisa que no estén raspados o sin tapas. Límpialos y boléalos.
  • Revisa que la bastilla del pantalón esté perfecta y a la altura media del tacón.
  • No uses el traje demasiado holgado o ceñido.
  • La manga del saco debe ir a la altura del cúbito.

Hombres:

  • Elige un traje color gris oscuro o azul marino.
  • Cuida que los hombros caigan exactamente a la altura de los tuyos.
  • La espalda no debe ser más ancha que la tuya. El traje de hoy, es un poco más ceñido, pero cuida que no se deforme al frente, el primer botón debe abrochar sin forzarse. No abroches los dos botones, sólo el primero y al sentarte, desabróchalo.
  • El pantalón debe ser recto, sin pinzas, no demasiado ceñido ni demasiado holgado.
  • El largo del pantalón, deber ser a la mitad de la altura del tacón de los zapatos.
  • Las mangas del saco deben llegar a la altura de la muñeca, a la mitad del cúbito. La medida debe tomarse con el brazo extendido, no flexionado.
  • Lleva camisa de puño francés en color blanco (la especial para mancuernillas), y que ésta asome por debajo de la manga del saco, más o menos 1 cm.
  • Elige mancuernillas discretas, de preferencia metálicas.
  • Usa una corbata gris en combinación monocromática. La punta de la corbata debe ir exactamente a la altura de la trabilla de la hebilla del cinturón. No más abajo, no más arriba.
  • Coloca un pañuelo con doblez recto en la abertura especial para el mismo, en color blanco para dar sofisticación al atuendo.
  • Complementa con un cinturón negro de piel de hebilla discreta.
  • Usa zapatos negros de piel con agujetas. Cuida que la punta no se deforme, ni se hagan dobleces en el empeine. Llévalos perfectamente boleados. Combínalos con calcetines negros sin estampados.
  • Lleva un reloj con correa de cuero en color negro.
  • Recorta tus uñas, elimina la piel sobrante de los dedos. Ponte crema en las manos.
  • Córtate el pelo.
  • No te tiñas el pelo.
  • Si usas barba, arréglala, que se vea limpia y cuidada. Si no usas barba, aféitate y usa un gel humectante.
  • Recorta el vello excedente de la nariz y de las orejas.
  • No te quites jamás el saco.

El lenguaje no verbal, y lo que NO debes hacer:

En ambos casos, es importante cuidar la postura corporal. Al sentarte, mantén la espalda erguida y controla las manos apoyándolas sobre las piernas en una posición natural.

Coloca los documentos que lleves, sobre el escritorio o mesa que tengas frente a ti, para evitar que se maltraten.

  • No flexiones los dedos cerrando el puño.
  • No cruces los brazos, no metas las manos en los bolsillos.
  • No juegues con la pluma, no te truenes los dedos, no frunzas el entrecejo, no parpadees constantemente.
  • Si usas lentes, no lleves la mano al puente continuamente. Éstas son señales de nerviosismo.
  • No mastiques chicle o introduzcas una pastilla en la boca.
  • No tengas la boca seca, aclara la garganta con un vaso de agua antes de entrar, y si es necesario, durante la entrevista.
  • No bosteces ni te estires.

Lo que SÍ debes hacer:

  • Practica tu discurso mirándote al espejo. Ensaya cómo puedes usar las manos para enfatizar lo que dices. Observa tus gestos, tu tono de voz, la rapidez o lentitud de las palabras y el volumen que utilizas. Tu mensaje debe escucharse perfecto y sin titubeos.
  • Se conciso y claro, prevé posibles preguntas que podrían hacerte, e intenta responderlas sin rodeos ofreciendo una solución.
  • Ten presente cuáles son tus habilidades, tus fortalezas, tus debilidades y tus áreas de oportunidad. Acepta honestamente tus limitaciones pero no enfatices en ellas. Piensa responder cuál sería uno de tus defectos, pero no el peor; no peques de franqueza.
  • Infórmate de quienes son los líderes mundiales a nivel empresarial. Analiza qué los ha llevado a alcanzar el éxito, para ampliar tu conocimiento profesional.

Espero haber contribuido un poco a mejorar tu marca personal offline.

Si tienes alguna observación o duda, te invito a que me dejes un comentario y gustosamente responderé.

¡Hasta la próxima!

Mar, 19, 2015

3

SHARE THIS