El secreto de tu Personal Branding

Descubre tu personal branding

Descubre tu personal branding

Se ha escrito mucho sobre Personal Branding y seguro ya habrás leído al respecto, pero ¿no te surge la inquietud por saber que hay escondido detrás de tu personal branding? En una descripción general, el personal branding o marca personal, es verte como una marca comercial la cual debes desarrollar, cuidar y proteger, para diferenciarte, y lograr una mayor repercusión social y profesional.

En mi descripción particular, es tener agallas, ser auténtico e imparable en cuestión de crecimiento personal. Implica el conocimiento profundo de uno mismo y el compromiso de mejorar día a día para tener una ventaja competitiva.

En el fondo, todos tenemos el deseo de tener éxito social y ganar más dinero del que actualmente ganamos, pero no sabemos cómo hacer que lo que somos y lo que sabemos, nos pongan en ésa posición.

Por obvio que resulte, la única manera de ganar dinero es vendiendo, sin embargo, muchas personas tienen aversión a vender, pero en éste mundo, todo se reduce a las ventas, (que son propiamente el intercambio de bienes por dinero), y al marketing (que es descubrir los productos o servicios que los consumidores desean).

Hacer un buen marketing, muy seguramente nos ayudará en nuestro personal branding, pues son conceptos que trabajan de la mano. La marca personal tiene como premisa buscar aquello que nos hace diferentes y que mejor sabemos hacer, mientras que el marketing nos ayudará a vendernos mejor.

Para empezar, debemos centrarnos en hacer un viaje a nuestro interior y cavar profundo para descubrir 3 cosas principales:

  1. ¿QUIÉN SOY?

Te recomiendo hacer la introspección desde la postura más objetiva posible, pues tendrá sus claroscuros. Consistirá en hacer un FODA de ti mismo, lo que significa que por un lado investigarás tus Fortalezas, valores, creencias, habilidades, inclinaciones, hobbies, hábitos y Oportunidades; y por el otro, tus Debilidades limitaciones, frustraciones, defectos, Amenazas y miedos (estos últimos puntos, son los más difíciles de aceptar, así que lo más recomendable es sólo ser conscientes de ello y dejarlos pasar sin tomar una actitud negativa, pues el primer paso para avanzar es reconocer nuestros errores).”

Al pensar quien eres, debes tener en cuenta que no eres tu profesión, ni tu historia académica o de vida.

Muchas personas cuando les preguntan esto, responden más bien con lo que hacen: soy Carlos, soy contador, trabajo en un despacho… ¿? Qué bien, pero da igual porque suena muy genérico y no dice nada en particular.

Si tienes la oportunidad de hacerlo mejor ¡hazlo!, defínete conforme a tu propia percepción y trata de impactar en ésa primera impresión. Qué tal decir: “Soy Carlos, un tipo feliz que paga sus facturas y disfruta leer” ¡Totalmente diferente! y de eso se trata.

Hacerlo así también te ayuda a tener más conexión con tu yo interno, a reforzar los valores que te hacen sentirte orgulloso de ti mismo y a nutrir tu autoestima.

*Por favor no digas que eres amante de la vida, está hiper trillado, por otro lado, todos somos amantes de la vida, si no, ya no estaríamos aquí.

  1. ¿PARA QUÉ SOY BUENO?

Como ya habrás avanzado un poco desde el punto anterior, no te costará mucho trabajo definir tus destrezas. Debes pensar en todo aquello que conoces a la perfección, que dominas, que te motiva y que además te apasiona. Súper importante porque no por resolver ecuaciones matemáticas en 2 segundos, signifique que te gusten.

La pasión nos da energía vital, nos mantiene en el proceso de nuevos aprendizajes y descubrimientos, estimula nuestra capacidad creativa, y nos impulsa a ser consistentes y persistentes para no rendirnos y seguir avanzando. La consistencia es el elemento clave para tener éxito en cualquier ámbito. Sin pasión por lo que se hace, se llega directo a la casa del inconformismo y la apatía.

*Pero ojo aquí también, porque la palabra pasión, es una palabra sobre utilizada que en la actualidad está en el vocabulario de muchos jóvenes – adultos, y resulta que todos ellos son apasionados de algo que nunca llevan a la práctica. Sólo te diré que quien de verdad tiene pasión por algo, actúa más y lo dice menos.

Voy a compartirte un método que te ayudará a esclarecer tus habilidades y tus pasiones para lograr un equilibrio entre ambas.

  • Toma una hoja carta y dóblala a la mitad.

En el lado izquierdo, escribe todas las cosas que te gustaba hacer de niñ@, como pintar, correr, modelar plastilina, tocar algún instrumento, leer, hacer pastelitos, bailar, maquillarte, jugar al banco, etc.

En el lado derecho escribe todas las cosas que has aprendido a lo largo de tu vida, las que conoces bien, y en las que más tienes experiencia.

  • Ahora ten a la mano varios plumones de colores, y ve uniendo tus gustos con tus habilidades o aprendizajes. Debes encontrar una relación entre ambas cosas.
  • Haz tu top 3 de parejas y analiza un poco antes de escoger al binomio ganador.
  • Recolecta toda la información que puedas relacionada con el tema y enciende tu modo autodidacta.
  • Investiga quien es un líder o modelo a seguir en el campo que has elegido y apúntate a un curso o programa de formación con él/ella. Si no tienes el presupuesto, conviértete en su fan, síguelo en dónde publique, en sus redes sociales o blog; inscríbete a su newsletter e interactúa con el/ella.
  • Adapta tu aprendizaje y te darás cuenta de que aquello que te gusta y para lo que eres bueno está ahí frente a tus ojos, que sólo te necesitas decidirte, lanzarte y despegar.
  1. ¿QUÉ HAGO DE UTILIDAD?

¿Qué ofrezco y qué valor le aporta a los demás?

Una vez definido lo que sabes hacer mejor y te apasiona, será sencillo determinar el beneficio que ofreces.

Te refuerza a ti y establece el valor que les das a las personas. Lo mejor es decirlo en 10 segundos como máximo, como si fueras a decírselo a Bill Gates cuando te lo presenten. Un tip muy potente es incluir en la frase el tiempo que llevas dedicándote a eso, pues hablará de tu cualidad como experto.

Un buen ejemplo podría ser: “Soy Ana, desde hace 10 años enseño a las personas estrategias de ahorro para mejorar su estilo de vida y su futuro”; eso es mucho más impactante que decir: “Soy Ana y tengo una empresa de seguros”.

Una cosa importante, te recomiendo no referirte a ti como experto, eminencia o gurú, pues podría producir un efecto negativo relacionado con arrogancia y poca humildad; es mejor dar el mensaje de que tienes mucha experiencia, a decir literalmente que eres un experto.

Listo, con estos 3 sencillos pasos tendrás claro el secreto de tu personal branding para construir una base sólida, que te permita hacer tu marca tan escalable como tu convicción.

No te detengas, que todo lo que hagas por ti es una inversión que te impulsará hasta donde tu imaginación no ha llegado.

 

¡Hasta la próxima! 🙂

 

 

 

 

 

 

 

Feb, 28, 2015

0

SHARE THIS